Viernes 19 Oct 2018
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Los escraches que las plataformas ciudadanas están llevando a cabo en los últimos días contra miembros del Partido Popular y contra otros partidos políticos son totalmente ilegales. Un escrache es el nombre dado a un tipo de manifestación supuestamente pacifica, en su mayoría no lo es, en la que un grupo de activistas en defensa de los derechos humanos se dirige al domicilio o al lugar de trabajo de la persona a la que quieren denunciar y acosar. ¿Esto es legal? Claramente no. Va en contra del derecho a la privacidad, y a la intimidad personal y familiar. Esta manifestación violenta, aunque muchos defiendan que no lo es,  rompe con los derechos fundamentales que todos los ciudadanos españoles tenemos. Muchos se amparan en que hay libertad de expresión, pero los que realizan este acoso no se paran a pensar en los derechos de los demás. La libertad de expresión no ampara el causar molestias y el acosar a una persona como hacen en estas protestas supuestamente pacíficas.

Un escrache traslada una problemática que tiene lugar en el ámbito institucional y público al ámbito privado para violentar al político, su familia y su vecindad. Su familia y los vecinos no tienen culpa de las decisiones que tome el protagonista al que le hacen un escrache. A las personas que participan en los escraches no les importa esto, les da igual lo que puedan sufrir algunas personas a causa de sus protestas. Ellos lo único que buscan es llamar la atención de los medios de comunicación porque saben que sin ellos su movimiento contra los desahucios no podría tener ni éxito ni repercusión.

Como ciudadana española rechazo en absoluto esta moda de los escraches por las implicaciones conceptuales que tiene, las ideas que llevan a la práctica de una manera violenta y su puesta en escena para defender sus ideas armados de auténtico populismo barato. Dicen que el político es una mala persona y eso no tiene que ser siempre  así. No debemos de unir lo laboral con lo personal, son dos planos diferentes que se han de distinguir. A estas personas que realizan el escrache les mueve la creencia de que ellos son los que llevan la razón sobre la actuación de ese político sin pararse a meditar o contrastar esa opinión. Las personas que participan en los escraches actúan sin importarles los daños que puedan causar ya no solo a la persona en cuestión sino también a su entorno. Estas personas sí que están actuando como malos ciudadanos al no respetar los derechos fundamentales de los demás. ¿Qué pasaría si se publicara la dirección de la líder de Plataforma de Afectados por la Hipoteca Ada Colau?, ¿la gustaría que fueran ciudadanos a protestar a su casa? La respuesta es clara. Obviamente no.

Los participantes en estos actos de protesta tienen, como todos los ciudadanos españoles, libertad de expresión pero no tienen en cuenta que los políticos y  familiares que sufren estos escraches también tienen sus derechos fundamentales. El causar daño a otro y acosarle en su propio domicilio no es una forma de solucionar las cosas. Hay otras vías mucho más efectivas como presentar propuestas ante las instituciones y el Gobierno para intentar solucionar los problemas a los que se está enfrentando la sociedad española en la actualidad. No tiene lugar una protesta contra un político que ha sido democráticamente elegido por los ciudadanos y porque a un grupo de personas le apetezca ir a protestar a la casa de un político se echa por tierra la opinión que la ciudadanía  ha demostrado en las urnas.

Lo que ha ocurrido no solamente es culpa del Gobierno actual sino que esto viene de atrás. Es un conjunto de malas políticas que se han ido llevando a cabo en los últimos años como cuando las administraciones autonómicas tenían ingresos extraordinarios o cuando el gobernador del Banco de España no hacía nada por solucionar el problema de las cajas. El Gobierno actual es el que tiene que solucionar el desaguisado de los últimos años pero no es tarea fácil. Pero los violentos escraches no son la forma de solucionar las cosas. Todo llegará a su debido tiempo.

 

Visor de noticias

No se especificó una URL de transmisión.